¡AIRE, QUE ME LLEVA EL AIRE! (CURSO 2020-2021)

PREGONERA:

¡Vendo nubes de colores, las redondas coloradas para endulzar los calores! ¡Vendo los cirros morados y rosas las alboradas, los crepúsculos dorados! ¡El amarillo lucero, cogido a la verde rama del celeste duraznero! ¡Vendo la nieve, la llama y el canto del pregonero! ¡Que los versos salten de los labios a la canción y se vuelen por el aire como pájaros! ¡Sea el trino de las niñas y los niños! ¡Sea el trino de las niñas y los niños!

MAESTR@S CANTAN:

Por el Totoral, bailan las totoras del ceremonial.

Al tuturuleo que la totorea,

baila el benteveo con su bentevea.

Clavel ni alhelí,
nunca al rondaflor

vieron tan señor como al benteví.

Cola color sí, cola Color no,

al ojal, entre las totoras,

por el Totoral.

Al tuturuleo que la totorea,

baila el benteveo con su bentevea.

Benteveo, bien, el tuturulú,

Chicoleas tú con tu ten con ten.

¿Quién picara a quién,

al punto final,

entre las totoras por el Totoral?

Por el Totoral bailan las totoras del matrimonial

Al tuturuleo que la totorea,

baila el benteveo con su bentevea.

PREGONERA:

¡Acudid a las plazas que ya empieza el corro, y entrad en él! ¡Que aquí caben todas! ¡Que aquí caben todos! Entrad de uno en uno, no sobra ninguno. ¡Porque ninguno somos todos! ¡Ah, el cero infinito que es el corro! ¡Porque ninguno somos todos!

TOD@S CANTAN:

¡AIRE QUE ME LLEVA EL AIRE, AIRE QUE EL AIRE ME LLEVA…! (bis)

¡AIRE QUE ME LLEVA EL AIRE, EL AIRE DE MI ESCUELA! (bis)

¡ESCUELAS HE VISTO YO, PERO COMO TÚ NINGUNA,

(bis) ¡DE TU BOCA SALE EL SOL, DE TU GARGANTA LA LUNA!

– Está la azucena…

– Blanca de pena.

– Sufre delirios…

– Los lirios.

– Es candorosa…

– La rosa.

– Hila que hila…

– La lila.

– No me ama…

– La retama.

– Y se despide de mi…

– El perfumado alhelí.

PREGONERA:

“En el mundo siempre somos los mismos, tan solo los besos son diferentes”. ¡Pronto vendrán los besos!

TOD@S CANTAN:

¡AIRE QUE ME LLEVA EL AIRE, AIRE QUE EL AIRE ME LLEVA…!
¡AIRE QUE ME LLEVA EL AIRE, EL AIRE DE MI ESCUELA!

¡ESCUELAS HE VISTO YO, PERO COMO TÚ NINGUNA,

¡DE TU BOCA SALE EL SOL, DE TU GARGANTA LA LUNA!

Un pájaro abrió las puertas de la  escuela. El canto del cielo abrazó a las niñas y niños. Sus maestras y maestros les esperaban, de la mejor manera que sabían, cantando, » quién canta, canta su miedo espanta».